PORQUE TODAS LAS PERSONAS SOMOS VALIOSAS...


Manifiesto de las Familias de Asindi.


El escrito que comienzas a leer es un documento de consenso que hemos elaborado las familias y los miembros de Junta Directiva de ASINDI Plena Inclusión. Pretendemos con ello una sincera carta de presentación, por la que compartamos contigo la calidad y calidez que pensamos deben tener los apoyos que se dan a las personas con discapacidad intelectual, razón última y fundamental de nuestra organización.
Nuestra prioridad son las personas, el modo en que desean vivir sus vidas. Cada uno de nosotros deberá considerar e implicarse sobre cómo puede contribuir a recorrer de la mejor manera posible ese camino individual, único, con una visión en todo momento ética y justa del modo en que deben hacerse las cosas.

Para nuestros/as hijos/as y familiares queremos la mejor atención posible, con profesionales cualificados y formados, a los que les guste realizar su labor y lo hagan en todo momento con agrado; pero también queremos personas cálidas en su trato, pacientes, amables, que les transmitan a nuestros hijos/as su valía personal, que les ofrezcan oportunidades de vida importantes para ellos, que propicien un clima de convivencia agradable e interesante.
Nadie dijo que fuera fácil: queremos personas carismáticas, con capacidad para resolver situaciones críticas; creativas, con habilidad para facilitar entornos y experiencias atrayentes,cordiales.

En ASINDI acogemos con enorme agrado a nuevas personas que se acercan a nosotros, por uno u otro motivo; y les respetaremos en su labor, en los conocimientos y visiones con los que pueden aportar   valía a nuestra organización. Pero éste no es un sitio para trabajar o proceder con indiferencia, o donde el modo en que nos dirigimos a las personas no importe.
Nosotros,  las  familias,  procuraremos la  mayor  consideración hacia todas estas personas, hacia el reconocimiento de los derechos de los trabajadores, a la continuidad y estabilidad de quien lo merece, al bienestar y adaptación de quienes contribuyen con su labor en la entidad. Pero en ASINDI no tiene cabida una mala actitud hacia nuestros familiares, o las faltas de respeto y consideración. 

Nuestros/as    hijos/as y  hermanos/as son  reflejo  de  vidas  de superación, de esfuerzo continuado. Independientemente de la situación y condicionantes de cada persona, todos son valiosos, excepcionales, y las familias y los profesionales debemos saber trasmitírselo adecuadamente.

No queremos que nuestros familiares estén sobreprotegidos o sean dependientes sin necesidad: ayúdales, ponte en su lugar, entiende sus circunstancias… pero contribuye a la mejor autonomía posible, a que sean protagonistas de sus vidas. Cada  persona  es  única  y  reconocerlas  su  individualidad  y  el respeto hacia sus circunstancias, un derecho. No queremos “café para todos”… 

Sus objetos personales y sus rutinas forman parte de su vida; procura esmero en su cuidado, pues muchas veces necesitarán de tu apoyo. Respeta sus creencias, reflexiona sobre el por qué de sus costumbres, que pueden no ser las tuyas.  Puede que cosas sobre las que insisten sean para ellos muy importantes, o que les transmita seguridad conocer cuál va a ser su día o que ocurre sobre algo, tal como nos ocurre a todos. 

Muchos de nuestros/as hijos/as y familiares tienen en ASINDI su vivienda, un entorno en el que viven una parte muy importante de sus vidas. Contribuye para que lo sientan como su casa, o una de sus casas, que sea un lugar acogedor, un entorno seguro y grato. Pero  en ningún  modo    queremos  que  estén  aislados,  sino viviendo en comunidad, teniendo experiencias en el entorno y con otros ciudadanos, y manteniendo sus lazos de unión con nuestras familias.

En tu labor como profesional, vas a conocer innumerables datos de la vida y situación personal de nuestros familiares. Guarda la confidencialidad a la que te obliga el ejercicio de tu profesión o tu compromiso como voluntario, pero ten además la discreción de las personas honestas.

No son eternos niños, demostrarles aprecio no significa que los estanquemos en etapas vitales que ya han superado. Háblales con claridad, respeta y aprende sus modos de comunicación, intenta comprobar que te han comprendido, y que tú has conseguido entender lo que pretendían decirte.

No les hagas sentirse distintos, todas las personas deseamos vivir una vida de calidad, que reúna las mejores condiciones posibles, que se acerque a nuestros deseos e intereses. No es malo que tengan intenciones o que expresen sus apetencias, ¿o acaso tú no lo haces?. Interésate por lo que te dicen, por las emociones que sienten, escucha sus opiniones, comparte su ilusionante modo de ver la vida. Pregúntanos, somos su familia.

Cuentas con nuestro permanente agradecimiento, si bien sabemos que la mejor forma de dar las GRACIAS por tu implicación es la sonrisa y el generoso afecto de nuestro familiar con discapacidad.




Logo Asindi y Plena Inclusion 2019jpg

JUNTA DIRECTIVA Y FAMILIAS DE ASINDI